Entrevista con los compañeros Bravo y Rodríguez, integrantes del PCM en Hidalgo.

Foto: Artículo Treinta y Nueve

En 1919 se creó el Partido Comunista de México. Herederos del pensamiento marxista-leninista, su objetivo tiene que ver con la transformación  del sistema del capital por vía de la movilización proletaria. Luego de que perdiera el registro como partido oficial y entrara en una lucha política con varios gobiernos locales -y que ha cobrado numerosas vidas de varios de sus dirigentes-, en 1994, el Partido se refundó. En Hidalgo su historia es más reciente; luego del trágico suceso con los estudiantes en Ayotzinapa, en el país hubo una serie de movilizaciones estudiantiles. En enero de 2018 se instaló el Comité Regional que daría paso formalmente al Partido en el Estado; gracias a que hace cinco años aproximadamente, -como así nos cuentan los compañeros Bravo y Rodríguez, integrantes del Partido-, en Pachuca ya había presencia de integrantes de la Federación de Jóvenes Comunistas FJC, sección que junto con la Federación de Trabajadores Independientes FTI y el Frente de Izquierda Revolucionario FIR, integran al Partido en México.

Fue durante la “toma de los institutos” en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, posterior al paro nacional de Universidades, que la FJC atraería a más simpatizantes.

El Partido con mayor presencia en Tula y Pachuca, ha estado presente en las protestas contra el tuzobús, así como en actividades de carácter obrero-sindical, defendiendo los derechos de los trabajadores. A favor de la lucha feminista y la descosificación del cuerpo femenino, además de organizar foros, talleres y ponencias sobre la protección del medio ambiente.

Luego de los procesos electorales, el Partido Comunista no descarta la vía electoral como instrumento político de emancipación, sin embargo, sostienen que éste no debe reemplazar a la concientización del obrero y de la clase trabajadora del país.

Consideran que AMLO no satisface las demandas de la clase obrera y sostienen que la campaña consistió en “elegir al menos peor”.

Orgullosos de defender toda lucha social, los compañeros comunistas son estudiantes, trabajadores, campesinos, que dedican parte de su trabajo a financiar las actividades de su organización, y que se encuentran abiertos al diálogo.

Leave a Comment